Jueves 29 de Febrero de 2024

Hoy es Jueves 29 de Febrero de 2024 y son las 12:41 -

POLICIALES

29 de marzo de 2023

Allanan tres cárceles y domicilios de Rosario en una causa por crímenes y disparos a un canal de TV

Huba una requisa en el penal de Ezeiza, en el marco de una investigación por dos homicidios y una de las balaceras a la empresa de medios Televisión Litoral S.A. También hubo otros allanamientos en 22 domicilios en Rosario y Villa Gobernador Gálvez.

Complejo Penitenciario de Ezeiza.

Un pabellón del Complejo Penitenciario de Ezeiza, en Buenos Aires, en el que está alojado un preso vinculado a la narcobanda "Los Monos" fue requisado en el marco de una investigación por dos homicidios y una de las balaceras a la empresa de medios Televisión Litoral S.A., mientras que de manera simultánea se allanaron 22 domicilios de las ciudades santafesinas de Rosario y Villa Gobernador Gálvez, como así también algunas celdas de las cárceles de Coronda y Piñero.

Fuentes judiciales aseguraron a Télam que el procedimiento en la cárcel de Ezeiza se realizó en la celda de un preso llamado Cristian Nicolás Avalle, alias “Pupito”, a quien se lo acusa de ser quien ordenó la balacera al canal de televisión rosarino ocurrida el 12 de diciembre pasado.

Voceros del Ministerio Público de la Acusación (MPA) indicaron que también se investiga al mismo Avalle por dos homicidios que tuvieron lugar en Rosario en diciembre.

“Pupito”, originario de Villa Gobernador Gálvez, aparece en varias investigaciones como conductor de un grupo criminal que opera para “Los Monos”, dirigida por el multicondenado Ariel “Guille” Cantero, una suerte de subestructura de la narcobanda.

“Avalle era para ‘Los Monos’ en Villa Gobernador Gálvez lo que Pablo Nicolás Camino, en barrio Godoy”, dijo a Télam un investigador de la Justicia Federal que envió a juicio a “Pupito” en una causa por narcotráfico y secuestro extorsivo, precisamente junto a Ariel Cantero.

Camino es un sicario que está procesado por narcotráfico e imputado en la justicia ordinaria por balaceras y extorsiones, que -de acuerdo a la Justicia- ordena desde la cárcel.

Los allanamientos, 22 en total, tanto en domicilios de Rosario como en Villa Gobernador Gálvez, fueron ordenados conjuntamente por los fiscales de la Unidad de Homicidios Dolosos de la Fiscalía Regional Rosario, Patricio Saldutti y Alejandro Ferlazzo, y los integrantes de la Unidad de Extorsiones y Balaceras, Valeria Haurigot, Franco Carbone y Federico Rébola.

También se realizaron requisas en las unidades penitenciarias santafesinas ubicadas en las localidades de Piñero y Coronda, agregaron los voceros.

De acuerdo a un informe preliminar sobre los procedimientos, la Agencia de Investigación Criminal (AIC) secuestró tres pistolas y un revólver, 169 envoltorios de cocaína “fraccionados y listos” para la venta, un indoor con plantas de marihuana, dos motos (una con captura activo) y 3 autos, dos de ellos con pedido de secuestro.

Además, la policía secuestró celulares, tarjetas bancarias y más de 300 mil pesos en efectivo.

Como resultado de los allanamientos, la policía aprehendió a Elvio O.; Valeria A.; Matías B.; Alan G. y Milagros A., mientras que otras seis personas fueron demoradas y puestas a disposición de la Justicia Federal.

Unos de los sitios allanados, ubicado en San Luis al 800 de Rosario, en la zona céntrica, estaría vinculado a un hombre que opera una “cueva” financiera en la que algunos de los investigados cambiaba pesos por dólares.

El principal involucrado en la pesquisa es el preso “Pupito” Avalle, quien comparte lugar de detención con otros dos hombres vinculados a “Guille” Cantero: Leandro “Pollo” Vinardi y Damián “Toro” Escobar, a su vez ligados a una facción de la barrabrava de Newell’s Old Boys.

De acuerdo a fuentes judiciales, Avalle sería el ideólogo de dos homicidios ocurridos en Rosario en la primera quincena de diciembre, vinculados a venganzas de organizaciones dedicadas al narcomenudeo.

El primero se registró el 4 diciembre en la zona sur de Rosario, cuando fue asesinado a balazos desde un auto Miguel Ángel Roulin (46) en la puerta de su casa.

El segundo ocurrió el 10 de diciembre en el barrio Villa Manuelita y la víctima fue identificada como Ricardo Carrizo (60), asesinado en la puerta de su casa, en proximidades de un punto de venta de drogas.

Fuentes de la investigación indicaron que Avalle utiliza como “mano de obra” a los miembros de “Los Picudos”, un grupo pequeño pero muy violento de Villa Gobernador Gálvez compuesto por tres hermanos, dos de ellos menores de edad y el mayor detenido.

A la vez, los fiscales de la Unidad de Balaceras reunieron información -a partir del secuestro de un teléfono celular en la cárcel de Ezeiza, por otra causa- que vincula a Avalle con la balacera del 12 de diciembre a Televisión Litoral de Rosario (TVL).

De acuerdo a esa información que está en manos de uno de los fiscales, extraída del teléfono del preso, Avalle habría sido quien ordenó atacar a tiros a la empresa de medios.

Para eso, se cree que utilizó como ejecutor del hecho que se investiga como intimidación pública, a un hombre llamado Juan José Villazón, miembro de la banda de “Los Salteños”, que obtuvo notoriedad pública a principios de este mes por una balacera a un puesto de venta de drogas de la organización en la que fue asesinado el niño Máximo Jeréz (11), en el asentamiento “Los Pumitas”.

Esa balacera ocurrió en los primeros minutos del 12 de diciembre cuando un hombre, que llegó caminando al predio, disparó contra el ingreso al edificio de TVL y luego escapó en un auto negro, según quedó grabado en la secuencia de una cámara de videovigilancia.

Además, dejó un mensaje en el que mencionaba a varios “pesos pesados” del hampa local y concluía con la frase “con la mafia no se jode”, utilizada en atentados y asesinatos anteriores tanto por las bandas de “Los Monos” como por la liderada por el capo narco Esteban Alvarado.

Avalle irá a juicio junto a Cantero y Vinardi por un caso de secuestro extorsivo en el que cobraron, presuntamente, una deuda narco en la localidad de Arroyo Seco.

En esa causa también está procesado por tráfico de estupefacientes.

El nombre de “Pupito” aparece mencionado, además, en la investigación por el asesinato del músico y artesano Lorenzo “Jimi” Altamirano, ocurrido el 1 de febrero pasado en una de las puertas del acceso al estadio del club Newell’s Old Boys, recordaron voceros judiciales.

Los fiscales Matías Edery y Luis Schiappa Pietra, que investigan el homicidio, señalaron que el joven de 28 años fue utilizado como “mensaje” de una disputa entre sectores de la barrabrava “leprosa” vinculados también al narcomenudeo como miembros de “Los Monos”, y aclararon que el músico era ajeno a esas inquinas.

Altamirano fue secuestrado “al azar” cerca del estadio de Newell’s un rato antes de que lo bajaran de un automóvil y lo mataran a tiros en el ingreso a la puerta 6.

Para los investigadores, fue utilizado como “mensaje” en un presunto conflicto por una deuda de drogas entre Avalle, Escobar y Vinardi con otro grupo que también responde a “Guille” Cantero.
 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!